Pon 4 rodajas de tomate en una maceta, espera 10 días y lo que pasara te llenara de alegría, no vas a creerlo

Uno de los pasatiempos favoritos de muchas personas consiste en cuidar y cultivar sus propias plantas. Sin lugar a dudas, esta es una actividad muy gratificante y entretenida. Con cada día que pase iras notando diferencias en tus pequeñas plantas que te harán sentir muy feliz.

De ahí que los expertos recomienden este tipo de actividad para aliviar el estrés. Un ingrediente indispensable en toda cocina es el tomate. Este producto natural es muy delicioso, especialmente utilizado para preparar ricas ensaladas.

El problema con ellos es que, para conseguirlos, debemos ir al supermercado a comprarlos. Allí tenemos que invertir mucho tiempo buscando los que estén más frescos, pues muchos ya tienen demasiado tiempo allí.

Una forma de solucionar este problema, es cultivar nuestras propias plantas de tomate en casa. Quienes tienen un pequeño jardín, pueden aprovechar la tierra para sembrar varios tallos. Luego de un tiempo, veremos cómo empezamos a cosechar nuestros propios tomates en casa. Pero ¿qué pasa si no cuento con un jardín en casa? También puedes cultivarlo.

La ventaja de los tomates es que pueden crecer fácilmente en casi cualquier ambiente y lugar. Si no tenemos un jardín en casa, o si vivimos en un segundo piso, no importa. Podemos cultivar fácilmente una planta de tomate en una maceta pequeña. ¿Te gustaría saber cómo lograrlo? A continuación, te explicamos todos los detalles al respecto.

Qué necesitaremos:

Maceta pequeña o mediana (1 unidad).
Tierra negra para cultivar.
Tomate fresco (1 unidad).

Procedimiento:

Para comenzar, debemos echar suficiente tierra en la maceta donde sembraremos nuestra planta de tomate. Acto seguido, debemos tomar el tomate y lo picaremos en rodajas de aproximadamente ¼ de pulgada. Con 4 rodajas será más que suficiente para cultivar varios tallos. Debemos observar que las mismas tengan semillas dentro de sí.

Aprende hacer un bizcocho apto para diabéticos hecho de naranja y sin azúcar
Una vez tengamos las 4 rodajas, las pondremos encima de la tierra, dentro de la maceta. Ahora, con un puñado de tierra cubriremos ligeramente el tomate. El trabajo que nos resta por hacer es ser pacientes y esperar a que germinen las semillas. En el intermedio, debemos cuidar bien la planta, regándola de vez en cuando.

Al paso de aproximadamente 1 o 2 semanas, empezaremos a ver los primeros brotes de tomate. Después de 2 semanas, replantaremos 4 o 5 de los tallos más grandes y fuertes en otra maceta para que puedan crecer mejor. Cuando hayan crecido un poco más, terminaremos quedándonos solamente con 2 tallos en la maceta.

Con un poco de paciencia y cuidado, a los pocos días ya estaremos cosechando nuestros propios tomates en casa. Si quieres más detalles sobre el proceso, te dejaremos un video a continuación con todos los detalles.

Ya no es necesario que compres los tomates en el mercado cada vez que necesites algunos. Como ves, de forma sencilla lo puedes cultivar en tu propia casa. La próxima vez que tengas unos tomates viejos en la nevera, no los botes, mejor plántalos en una maceta. Verás lo gratificante que es cosechar tomates de tu propia planta. Comparte esta información con todos tus amigos en las redes sociales para que también se enteren.

Escribe tu Comentario!